El míster, Roberto Aguirre, se mostraba orgulloso del equipo porque “han tenido actitud y cabeza hasta el final. Lo justo hubiese sido que llegara el gol del empate.”

“Ha sido un partido marcado por el minuto 5 con la expulsión y el primer gol. Con el segundo gol tenemos un partido de cara descubierta,” explicaba Aguirre. Sin embargo, el equipo no se «arrugó al estar con uno menos ni por ir en contra en el marcador,” continuaba.

Para el técnico, “nos mantuvimos en el partido y con opciones de conseguir algo positivo, y ellos se sintieron incómodos, porque teníamos llegadas de peligro.”

Por último, Aguirre solo quiere pensar en el próximo rival directo, “son tres puntos importantes que se han escapado. Tenemos que pensar en el siguiente partido.”