El técnico, Roberto Aguirre, valoró el encuentro como un “partido de fútbol, con muy poco fútbol. Eran acciones directas donde había que intentar no dudar y no cometer errores. Intentamos generar, pero se quedaba en el intento, entre el desacierto y la posición rival a nivel defensivo.”

“Hay que aprender y corregir cosas, ahora nos ponemos en modo siguiente partido, que no tiene nada que ver con este, son muy diferentes. Aun así, te vas incómodo porque no se encontró el argumento para llegar a tener autoridad,” continuaba Aguirre.

En cuanto al estado del césped, “el equipo sabía cómo podía afectar ese factor, pero eso influye a ambos equipos y ellos sacan el partido adelante,” explicaba Aguirre.