El míster, Manolo Martínez, no se va con buenas sensaciones, pero asegura que hay que “sobre ponerse porque es un palo, aun así, es un partido más y queda mucho. No estamos tan lejos de salir del pozo porque hoy ganando podríamos haber visto la luz y no podemos hundirnos ahora.”

En cuanto al tramo final del partido, el técnico explicó que las expulsiones le enfadan “porque tal y como estábamos podríamos haber empatado el partido. Ahora tendremos que preparar la visita a Melilla sin ellos.”

Una segunda mitad que estuvo marcada por la remontada del Navalcarnero que salió mejor que el Don Benito, “el segundo gol nos ha tocado porque teníamos cerca la victoria y tanto desear nos has perjudicado por el exceso de activación,” argumentaba Martínez.