El capitán Gonzalo, ha vivido el partido “con mucha tensión y con miedo de encajar gol, porque el Montijo es un equipo muy aguerrido. Hemos generado muchas ocasiones y esa intranquilidad de no hacer gol nos ha penalizado y nos ha ido mermando.”

Pero para el capitán rojiblanco, los jugadores “han cambiado el chip desde la victoria ante el Coria y eso sirve para reforzar al equipo en estas dos finales que restan.”