El conjunto rojiblanco del Juvenil ‘A’ se proclamó líder de grupo y con ello, ascenso directo a la Liga Nacional

Llegó el Juvenil “A” al partido decisivo, partido que se disputaba en la vecina localidad de Campanario y en el cual, con solo un empate nuestros juveniles, serían campeones de Liga y lograrían el ansiado ascenso a la Liga Nacional Juvenil. 

El partido comenzó con el equipo local intentando sorprender a los nuestros y con el propósito de sorprender al líder de la competición y, fruto de ello, fue un par de buenas ocasiones de las que dispusieron, pero nuestro portero Óscar desbarató brillantemente.

Los nuestros tuvieron un pequeño desajuste en el centro del campo en los primeros minutos, pero una vez solventado, el equipo empezó a carburar y a llevar la manija del juego y mostrarse superior.

Hasta que a la media hora de partido en una falta al borde del área, Joselito lanzó un derechazo que se coló por la escuadra de la portería local llevando el delirio a una grada poblada de seguidores rojiblancos que por un momento parecía estar jugándose el duelo en Don Benito de la cantidad de afición visitante asistente al partido.

Con el 0-1 en el marcador nuestro equipo Juvenil comenzó a dominar el partido siendo superior. Y así llegó el 0-2 en el minuto 36 obra del central Vito al sacar provecho de una jugada a balón parado.

Con el 0-2 se llegó al descanso y tras él, el cuerpo técnico comenzó a mover el banquillo para realizar cambios y que todos los componentes de él pudieran ser partícipes del título liguero y el merecidísimo ascenso.

La segunda parte fue ya un mero trámite con un equipo local incapaz de crear peligro a los nuestros y el Juvenil A esperando a que finalizara la contienda para celebrar el título en el césped con familiares, amigos y demás asistentes al encuentro. 

Formidable el ambiente vivido en la grada durante el partido y posteriormente en la celebración en el césped. Nuestro Juvenil “A” consigue un reto que llevaba ya años persiguiendo que no era otro que devolver al CD Don Benito a la máxima categoría juvenil extremeña, que es su sitio real por nombre, por historia y por tradición.