El míster, Roberto Aguirre, se mostraba alegre tras la victoria conseguida. Tres puntos que dan un poco de oxigeno y que «se necesitaba para que los jugadores se den cuenta que se hace suficiente para ganar los partidos.»

En esta recta final, en la que quedan tres partidos, dos de ellos en casa, «nos viene muy bien para afrontar los partidos que quedan,» explicaba Aguirre.