El míster, Roberto Aguirre, se mostró muy enfadado con el partido realizado por su equipo. “Hemos empinado la cuesta, nos hemos enfrentado a un Mérida mejor que nosotros y además, cometiendo errores evitables.”

En lo que se refiere a aspectos más tácticos, Aguirre explicó que “necesitábamos más profundidad por dentro e incidir por sus centrales al igual que ellos lo hacían con los nuestros, también ganar más segundas jugadas.”

Por otro lado, Manu Miquel y Lolo Pavón han tenido más minutos, “vamos recuperando poco a poco y dándoles más minutos tras la lesión a ambos”.

El técnico rojiblanco saca lo positivo de este encuentro, “no se puede conceder, eso es un buen aprendizaje porque si ya es difícil ganar un partido, concediendo es más complicado. Nos debe de servir de escarmiento para evitar no conceder en este último tramo de liga.”