El míster, Roberto Aguirre, se va fastidiado tras el encuentro, «el partido se nos va en las áreas, no rentabilizamos todas las acciones que conseguirnos llevar al área rival. Seguimos sin poder ganar, pero hoy creo que el equipo estuvo a la altura para poder haberse llevado mejor recompensa.»

El vestuario se encuentra afectado por la derrota, explica el míster. «El jugador tiene que saber convivir con la derrota durante la temporada. Tenemos mucho trabajo por delante para buscar el camino del cambo de dinámica y encontrar la victoria.»

Pablo Rodríguez no pudo entrar en convocatoria por arrastrar unas molestias musculares, que están pendiente de diagnóstico.

Por su parte, el capitán regresó a la titularidad tras la lesión «con muchas ganas de poder ayudar al equipo.»

Para Trinidad el equipo estuvo bien en líneas generalas, «salimos sabiendo lo que teníamos que hacer, dando la cara en todo momento,» explicaba. «Ha habido errores puntuales que nos están costando los partidos que son corregibles,» continuaba.