El entrenador, Roberto Aguirre, se mostró contento porque el equipo rindió hasta el final. El técnico explica que querían “estar muy asentados y arrancar seguros sin perder el equilibrio y a partir de ahí fuimos ganado confianza.” En la segunda mitad, “el equipo dio un paso atrás a raíz de la expulsión de Garrido, era importante defender la portería a cero.”

“la estrategia ha sido intentar optimizar los recursos dentro de lo que podía aportarnos cada uno, lo más importante hoy era ganar para romper con la dinámica negativa,” comentaba Aguirre.

Volver a la dinámica positiva que da “da mucho aire y energía para que vuelvan con otra mentalidad,”

Aguirre aseguro que el equipo “tiene argumentos en ataque, pero hay que mejorar y sacar todo lo que tienen los jugadores.”